TITULARES PRENSA CORRESPONDIENTES AL MARTES 11 DE SETIEMBRE DE 2012.

INAU NO TRASLADA A MERCEDES DOS NIÑOS.

 

El Directorio del INAU aguardará el fallo de un Tribunal de Apelaciones sobre la decisión en primera instancia de la Justicia de Soriano que obliga al INAU a entregar a su familia biológica a dos niños de tres y cinco años que se encuentran con sus padres adoptivos en Montevideo desde hace cuatro meses.

Fuentes del Instituto dijeron a El País que los familiares biológicos de los niños enfrentan una situación social y económica “delicada” y advirtieron que, en un principio, éstos no quisieron quedarse con los dos chicos.

(…) “Los recursos apelan a una serie de aspectos jurídicos que entendemos que no fueron cumplidos en este procedimiento”, dijo el Vicepresidente del INAU, Jorge Ferrando, según el portal de la presidencia de la República.

 

El País, pág 8, 11.09.12

 

OTROS OCHO PROCESADOS POR DROGA.

 

La Justicia decretó otros ocho procesamiento en relación al operativo “Piscis” que permitió desbaratar una organización que introducía drogas en nuestro país. En el procedimiento se requisaron doscientos quilos de marihuana, un kilo de hachís, cocaína y sellos de LSD. Siete de las personas que prestaron declaración ayer fueron enviadas a la Cárcel por tráfico de estupefacientes y tenencia de drogas no para el consumo, mientras que una mujer de 46 fue procesada por los mismos delitos pero sin prisión, con obligación de presentarse en la Comisaría dos veces por semana, por un total de 60 días.

 

La República, pág 14, 11.09.12.

 

AMENAZÓ CON LAS BOMBAS Y CAYÓ.

 

La Jueza Penal Adriana Graziuso dispuso ayer el procesamiento sin prisión de un sujeto por las amenazas anónimas sobre la presencia de bombas en diferentes centros educativos del departamento de Maldonado. La Justicia penal determinó el procesamiento de L.G.G.A., oriental de 18 años, por simulación de delito. Deberá cumplir la pena alternativa de arresto domiciliario nocturno durante 60 días, según lo dispuso la magistrada actuante.

 

El País, pág. 5, 11.09.12.

Compartir