Hay que dejar de dar “largas” a la reforma penal y aplicarla como está porque la “incertidumbre” tiene a los jueces “alicaídos”

Compartir